Que pasa con el papel

¿Podéis recordar cuando ha sido la última vez que habéis escrito una carta? Pero una carta en papel escrita de puño y letra, como las de antes de los emails, y los teléfonos inteligentes y de las aplicaciones para mandar mensajes instantáneos. Cartas de las que se envían por correo ordinario y son hojas de papel a4 en el que escribíamos a otras personas con el fin de comunicarnos, y es que esto viene o venía haciéndose desde tiempos inmemorables, tiempos en lo que había palomas mensajeras, o se escribía con pluma y tinta o se utilizaban pergaminos o papiros para redactar las cartas. Como han cambiado las cosas, ahora todo va por la red y no se utiliza apenas esta manera de comunicación, aunque a mi parecer hemos perdido con el cambio. A mí personalmente me encantaba escribir cartas, pegar el sello en el sobre y enviarlo al correo depositándolo en un buzón amarillo de los que tan pocos quedan.

No me malinterpretéis, estoy totalmente de acuerdo con el progreso, con avanzar con la tecnología, con utilizar medios más avanzados para todo, con la utilización de internet y de todos los inventos venidos y por venir, pero también es cierto que hecho un poco de menos la relación que teníamos antes con los libros por ejemplo, a mí que me apasiona leer, me encanta pasar hojas, oler el libro, notar el peso de este en mis manos… Ahora con los libros electrónicos nada de eso, no se puede oler, ni sentir, aunque debo de reconocer que es práctico y muy útil, no tener que cargar con los libros a todas partes porque en ese dispositivo puedes llevar todos lo que quieras en formato digital, también me agrada saber que no serán talados miles de árboles para proporcionar el papel necesario para esos libros y con ello se evitará en cierto modo atentar contra el medio ambiente.

Por todo esto, y aunque debo de reconocer que me encanta el formato papel, debo de reconocer que me parece fantástico leer en libro electrónico y envía emails y relacionarme por vías alternativas, no creo que las cartas desaparezcan definitivamente, aunque ya no se escriba tanto como antes, si es cierto que siempre nos quedarán las felicitaciones de navidad y la carta a los reyes magos, que por mucho que avancemos, ellos siempre recogen las cartas escritas por los niños.

Deja un comentario